BS-VIP

EL MUEBLE Y LA MADERA

LA MADERA

La madera es una sustancia que la sacamos del tronco de un árbol. Es la parte del tronco que está debajo de la corteza. Durante miles de años, la madera se ha utilizado como combustible y como material de construcción, ya que se obtiene de árboles y arbustos que presentan una estructura fibrosa, por ello se utiliza para grandes áreas como la construcción. La madera fue uno de los materiales primeramente utilizados por el hombre. Ya en el paleolítico se utilizaba la madera dura para la fabricación de armas como hachas, pinchos, y la madera blanda para palos y varas. Cuando el hombre empezó a trabajar con metales, aumentaron las posibilidades de usos ya que estos permitían su apogeo y labra.

TIPOS DE MADERA

Maderas blandas son aquellas que pertenecen a los árboles que crecen rápidamente. Las diferenciamos rápidamente al tratarse de maderas más sencillas de trabajar por la mano del hombre y por ser de un color más claro que el resto de maderas. Un ejemplo puede ser el álamo o el pino

Las maderas duras pertenecen a aquellos árboles que tienen un crecimiento mucho más lento y sus hojas son caducas.

Maderas semiduras ofrecen una excelente relación entre calidad y resistencia. Si bien se la usa en la fabricación de muebles finos o de ebanistería, es mucho más usual verla en ámbitos más exigentes: cocinas, armarios…

Los muebles que se realizan con esta madera son más robustos y cuestan más de fabricar. El roble o el cerezo serían unos buenos ejemplos de este tipo de madera.

Clasificación de la madera

  • Las maderas resinosas son las que se suelen emplear en medios más proclives a la humedad, ya que tienen una gran resistencia a la misma.
  • Las maderas prefabricadas son fáciles de diferenciar, y es que están realizadas con restos de virutas de otras maderas. También son denominadas aglomerado.
  • Las maderas finas son un material más delicado que se emplea para realizar figuras artísticas o instrumentos musicales.

Aunque también existen diferencias en los colores, las calidades o el tratamiento previo que se le haya dado a cada madera.

Maderas duras

Algunos ejemplos de maderas duras:

  • Roble: Es de color pardo amarillento. Es una de las mejores maderas que se conocen; muy resistente y duradera. Se utiliza en muebles de calidad…
  • Nogal: Es una de las maderas más nobles y apreciadas en todo el mundo. Se emplea en mueble y decoración de lujo.
  • Cerezo: Su madera es muy apreciada para la construcción de muebles. Es muy delicada por que es propensa a sufrir alteraciones y a la carcoma.
  • Encina: Es de color oscuro. Tiene una gran dureza y es difícil de trabajar. Es la madera utilizada en la construcción de cajas de cepillo y garlopas.
  • Olivo: Se usa para trabajos artísticos y en decoración, ya que sus fibras tienen unos dibujos muy vistosos(sobre todo las que se aproximan a la raíz.
  • Castaño: se emplea, actualmente, en la construcción de puertas de muebles de cocina. Su madera es fuerte y elástica.
  • Olmo: Es resistente a la carcoma. Antiguamente se utilizaba para construir carros. Blandas. Son las que proceden básicamente de coníferas o de árboles de crecimiento rápido. Son las más abundantes y baratas.
  • Mindi: La madera de mindi es un tipo de madera utilizado principalmente para la fabricación de mobiliario de calidad, su apariencia está muy apreciada, es densa y tiene una resistencia considerable.
  • Acacia: Es muy dura, elástica y tenaz. De albura amarilla y duramen amarillo-verdoso oscuro. Muy duradera, por resistir bien a los cambios de humedad y a la pudrición.
  • Madera de Java: Dalbergia latifolia produce una madera densa, dura y pesada. Si se cura bien, es resistente a los insectos y a la pudrición. Se cultiva como árbol de plantación forestal tanto en la India continental como en Java. Los bosques resultantes son muy espesos con masas homogéneas de la especie citada. El resultado es una madera comercial de gran aceptación con troncos derechos y de grano recto. Se utiliza para construir mobiliario de alto valor en manos de expertos ebanistas y también para fabricar instrumentos musicales de cuerda. Son muy apreciados los aparadores y armarios que suelen ser de chapa (no macizos), ya que así se trabaja y aprovecha mejor la madera. Se usa también para muebles de exterior, como madera curvada al vapor y para torneados (piezas de ajedrez, tacos de billar, etc).

Maderas semiduras

  • Fresno: La madera de fresno es una madera muy polivalente y utilizada. Ofrece una excelente relación entre calidad y resistencia. Si bien se la usa en la fabricación de muebles finos o de ebanistería, es mucho más usual verla en ámbitos más exigentes: cocinas, armarios…
  • Olmo: tiene un aspecto característico, con un marcado dibujo debido a los anillos de crecimiento. Es de textura gruesa a menudo, de grano irregular. Presenta un color pardo sienoso o rojizo con albura blanca amarillenta. Se seca pronto y es fácil de trabajar.
  • Caucho: La baja contracción de la madera de caucho también contribuye a su fortaleza. Se defiende bien en las técnicas para trabajarla y mecanizarla, incluyendo aserrar, tornear, taladrar, encolar y clavar. Sin embargo, las tablas de madera de caucho tienen una tendencia a astillarse cuando son clavadas demasiado cerca del extremo.
  • Teca: destaca por sus propiedades cuando se usa para fabricar productos que se colocan en exterior, especialmente por su durabilidad natural. ... La madera de teca posee una resina antiséptica que la hace resistente al ataque de diversos organismos, como las termitas o los hongos.
  • Paulownia: Recuerda a la madera de fresno. Es muy clara y de grano fino, muy fácil de trabajar. El sistema de cultivo hace que se produzcan troncos rectos y sin nudos, lo que aporta madera de primera calidad. Asimismo, estos fustes rectos, unido a la propia característica de la madera, hace que no se curven ni alabeen las tablas tras el aserrado. Esta estabilidad dimensional convierte a la paulownia en muy buena materia prima para la ebanistería y carpintería en general.
  • Catalpa: El nombre del género, Catalpa, es una transcripción errónea del vocablo catawba, perteneciente a las lenguas siux-catawba, con este término se nombra a una tribu de la nación Siux del este de EE.UU, también recibe este nombre un río que nace en las Montañas Blue Ridge (Carolina del norte), en cuyos márgenes se asentó dicha tribu. El calificativo específico bignonioides proviene del nombre anterior al actual de esta especie, Bignonia catalpa, cuando estaba encuadrado dentro del género Bignonia.

Maderas blandas

Ejemplos de maderas blandas:

  • Álamo: Es poco resistente a la humedad y a la carcoma. En España existen dos especies: El álamo blanco (de corteza plateada) y el álamo negro, más conocido con el nombre de chopo.
  • Abedul: Árbol de madera amarillenta o blanco-rojiza, elástica, no duradera, empleada en la fabricación de pipas, cajas, zuecos, etc. Su corteza se emplea para fabricar calzados, cestas, cajas, etc.
  • Abeto: Es una especie con una larga historia y un gran simbolismo. La madera de abeto se ha utilizado en la construcción a lo largo de la historia por su fuste cilíndrico tan característico. Además, la madera de abeto ha sido y sigue siendo utilizada con otros fines, como la construcción de instrumentos musicales.
  • Pino: Una de las desventajas más comunes de este tipo de madera es que no es la más resistente que existe, por lo que puede sufrir si le damos mucho uso (aunque hay madera maciza de pino). Sin embargo, su versatilidad la convierte en una candidata muy a tener en cuenta, sobre todo si estéticamente crees que puede casar con el diseño general que has querido otorgarle a tu casa o espacio.
  • Aliso: Su madera se emplea en ebanistería, tornería y en carpintería, así como en la fabricación de objetos de pequeño tamaño. De su corteza se obtienen taninos.
  • Alnus glutinosa: Su madera se emplea en ebanistería, tornería y en carpintería, así como en la fabricación de objetos de pequeño tamaño. De su corteza se obtienen taninos.
  • Alnus incana: Su madera es blanda y ligera, fácil de rajarse. Es utilizada en tallas, cajas y otros objetos de madera.

ENFERMEDADES DE LA MADERA

La madera, al provenir de un ser vivo, los árboles, puede tener señales que delatan la existencia de una o varias enfermedades en ella. A diferencia de lo que a veces pensamos, es muy fácil llegar a una solución para que este material se pueda aprovechar y no se vea afectado por parásitos o podredumbres. El truco está en coger los problemas a tiempo o, simplemente, intentar prevenirlos.

Vamos a ver las principales

La pudrición. Aparece a través de la desintegración de los elementos químicos que forman parte de la savia. Los agentes causantes son determinados tipos de hongo.

Para prevenir la putrefacción conviene darle una capa de barniz con aceite de linaza, pinturas al óleo o alquitrán.

El moho de los hongos. Otra de las enfermedades que puede padecer este material es la aparición de moho, debido al ataque que sufre de los hongos. Si se extienden de forma rápida, pueden producir su destrucción total. Los identificamos por la aparición de erupciones de color blanco en la superficie. Se originan, sobre todo, en lugares húmedos.

El modo de prevenir los mohos es situar la madera en un lugar donde los hongos no puedan tener un buen medio de vida. Si ya padece esta enfermedad, una solución puede ser aplicarle un chorro de de aire caliente (a más de 60º), quitando después la parte dañada y dándole, por último, una capa de cemento.

Insectos y parásitos de la madera. Cuando hablamos de carcoma no sólo nos referimos a un defecto sino que, además, significa que los insectos ya han depositado sus larvas en el tronco. Forman galerías que muchas veces están construidas sin salida al exterior y, por eso, puede que no los veamos, pero que sí oigamos el ruido que producen al roerla.

La forma más habitual de paliarlo es inyectando en las galerías ácidos fuertes que acaben con ellos. Si lo que quieres es prevenir su aparición, puedes hacerlo dándoles una capa de barniz.

Las termitas. Aunque no son muy comunes en España, sus plagas son muy peligrosas en otros países porque pueden llegar a destruir una casa de madera en muy pocos meses. Suelen actuar en la madera vieja y su objetivo fundamental es alimentarse con sus componentes.

Para acabar con ellas, podemos utilizar productos insecticidas específicos.

Por último, no hemos de olvidar que otras pequeñas molestias pueden hacer de la madera un material inservible: es el caso de los escarabajos llamados anobios y de las polillas.

Defectos más comunes de la madera

Cuántas veces has descubierto que a los pocos días de estrenar cualquier mueble o incluso el suelo de tu casa, hay pequeños desperfectos de los que no te habías dado cuenta? Esto dejará de ser un problema, porque con las pautas que te vamos a mostrar a continuación, las posibilidades de que la madera te decepcione nada más comprarla, van a ser muy pocas.

Es muy fácil ver que, a través de color o de los diferentes defectos, la madera va perdiendo elegancia. Algunos de ellos se pueden solucionar, pero muchos otros hacen que este material sea inservible, por eso, el saber identificarlos es esencial. Como siempre en estos casos, prevenir es mejor que curar.

Diferentes imperfecciones

Para que la madera esté en perfectas condiciones, lo más aconsejable es adquirir una que esté bien seca porque es la que menos problemas ofrece. La fase de secado es la principal fuente de producción de defectos como éstos:

  • Nudos: se producen en el lugar desde el que nace la rama y son debidos a la aglomeración de tejido enrevesado, lo que produce la mezcla de diferentes texturas.
  • Grietas o fendas: este tipo de defectos se originan cuando la madera se ha secado de forma rápida. Podemos encontrar grietas de diferentes tipos, dependiendo de dónde salgan: de corazón partido (son internas y se dan en la madera que parte del corazón, surgen en el árbol creciente y se desarrollan en el tronco talado), de heladura (son exteriores y pasan de la madera de blanda a la parte más seca y dura del tronco, tienen las paredes oscuras cubiertas de resina) y de desecación (surgen en la madera ya cortada bajo la acción de tensiones internas en el proceso de extracción de la humedad).
  • Corazón descentrado: aparecen en los árboles que han crecido en pendientes, en un terraplén o en un lugar donde el viento sopla de forma muy fuerte.
  • Cantos: pertenecen normalmente al extremo del tronco que se sitúa cerca de la madera que está en proceso de desarrollo. Reducen de forma considerable la calidad de este material.
  • Hendiduras de copa: Se suelen dar cuando el secado exterior se ha producido de forma más rápida que en la parte interior. Una buena forma para solucionarlo sería desechar la parte dañada.
  • Fibra torcida: se da cuando producen tablones que van en diferente sentido que el resto. Cuando te encuentres con este desperfecto es preferible que lo des por inservible, porque causa muchos problemas.
  • Desolladuras: el problema de la aparición de este defecto se da cuando tiene gran profundidad, de lo contrario, se puede arreglar, teniendo en cuenta que puede quedar cicatriz.
  • Astillamiento: se trata del hueco que se produce en alguna o en las dos cabezas del tronco en cuestión ya talado, por el desgarramiento que se ha producido en la fibra cuando se ha dado el corte.
  • Descolorido: cuando la madera está demasiado madura, además de provocar su debilidad, también hace que su color pierda fuerza. Se puede identificar porque cuando se llega a este punto, aparecen manchan rojas que lo delatan.
  • Fibras corridas: cuando la madera está corroída. Lo podemos identificar fácilmente, porque presenta rayas blancas, que son hongos que están en el interior. Han llegado ahí a través de una grieta y producen la invalidez de la misma.

PROTECTORES DE LA MADERA

La investigación llevada a cabo con diferentes sustancias ha dado origen a numerosos productos utilizables en la protección de la madera:

Protectores naturales: Son aceites provenientes de la destilación de la hulla. El más conocido es la creosota.

  • VENTAJAS: Son muy efectivos contra los agentes xilófagos (comedores de madera), tienen una gran fijación en la madera (por tanto, dura mucho su efecto) y no corroen los metales.
  • INCONVENIENTES: Desprenden vapores malolientes, engrasan y manchan la superficie de la madera (no permiten el pintado ni barnizado), y de difícil y costosa aplicación con el auxilio del autoclave.

Protectores hidrosolubles: Son formulaciones de sales de diferentes metales (Cobre, Zinc, etc.) con diferentes funciones. Unas actúan como insecticidas y otras como fungicidas, mientras que unas terceras actúan como fijadoras de las materias activas en la madera, ya que, al ser productos hidrosolubles, se pueden deslavar por la acción del agua.

El protector ha de penetrar y quedar fijo de forma permanente, para lo que se utilizan cromatos alcalinos que además evitan la corrosión de los metales.

Las sales en disolución acuosa son los mejores tratamientos para las maderas en contacto con el suelo o con muros permanentemente húmedos (cercas agrícolas, parques infantiles, vigas de forjados y de cubiertas, etc.). su aplicación puede ser por inmersión o con la ayuda de un autoclave.

  • VENTAJAS: Buenas y efectivas formulaciones que permiten utilizar un disolvente barato como es el agua. Se pueden transportar en forma sólida y su acabado final permite pintar las maderas tratadas, una vez secas.
  • INCONVENIENTES: Aportan agua a la madera, con lo que provocan hinchazones y retracciones en el secado posterior. La aplicación autoclave es costosa.

Protectores orgánicos: Son formulaciones complejas en las que existen materias activas sintéticas y un disolvente orgánico. Las materias activas insecticidas y fungicidas son moléculas orgánicas de síntesis.

Según el uso que se les dé y el estado de la madera sobre la que se aplique, podemos clasificar a los protectores orgánicos en dos grupos:

  • PREVENTIVOS:
  • CURATIVOS:

IMPRIMACIONES

ACABADOS

ANTICARCOMAS

ANTITERMITAS

1- PROTECTORES PREVENTIVOS:

IMPRIMACIONES PREVENTIVAS: Son los productos polivalentes llamados comúnmente FONDOS PROTECTORES, que se aplican sobre madera nueva con independencia del acabado final de la misma. Tienen una gran acción fungicida y algo menos insecticida y contienen combinaciones de resinas sintéticas que hidrofugan la madera y sirven de anclaje para posteriores acabados. Son incoloros, por lo que necesitan un acabado pigmentado en el caso de maderas al exterior.

La aplicación es muy sencilla y se puede hacer mediante pincelado, inmersión o pulverización (ésta es menos recomendable pues se facilita la evaporación del disolvente y se disminuye la capacidad de penetración).

ACABADOS DECORATIVOS: Son los denominados LASSURES. Son productos oleosos para la terminación de las maderas (nuevas o antiguas), a PORO ABIERTO. Su característica principal es que no forman película en la superficie de la madera y, por lo tanto, no hay degradación de la misma. Su acción protectora insecticida y fungicida es menor que la de los fondos protectores, pero incorporan pigmentos minerales (óxidos metálicos resistentes a la fotodegradación), que reflejan la radiación ultravioleta del sol, que es la responsable del agrisamiento de la madera. De esta forma, la superficie de la misma estará durante muchos años en perfecto estado. Incorporan también una más cuidada formulación de resinas alquídicas y acrílicas, que repelen el agua en la superficie. Y todo ello sin ocultar la belleza natural de la madera, sino al contrario, dejando ver y realzando su veteado natural.

2- PROTECTORES CURATIVOS:

PROTECTORES CURATIVOS: Son productos específicamente formulados para maderas nuevas o antiguas, pero que tienen ataques de organismos xilófagos. La diferencia entre ANTICARCOMA y ANTITERMITA se debe fundamentalmente a la especificidad del insecticida utilizado y a su concentración en la fórmula.

  • VENTAJAS: En general las ventajas de los protectores orgánicos se basan en una más fácil aplicación y una mejor y más profunda penetración y fijación de la madera.
  • INCONVENIENTES: Según para qué tipos de tratamientos, pueden ser más caros.

SISTEMAS O PROCESOS DE APLICACIÓN DE LOS PROTECTORES

En obras normales de construcción la madera puede intervenir bien como material de los componentes de obra puertas, ventanas o como elemento estructural.

Desde antiguo en este país el proceso seguido era el siguiente:

- El carpintero entregaba un trabajo en obra sin tratar ni proteger.

- Los albañiles colocaban recubriendo con mortero que manchaban.

- El pintor los terminaba con un barniz tradicional peculiar de exteriores.

Resultado, por efecto del sol a los 6-8 meses el barniz se degradaba y escamaba.

Mientras en otros países de Europa utilizaban la técnica de acabado de PORO ABIERTO LASSUR, aplicado en taller, una o dos manos de FONDO PROTECTOR. Dos o tres de LASSUR pigmentado. Una mano final de acabado inoloro mate o satinado. Los sistemas de aplicación han ido evolucionando.

Las nuevas tecnologías van encaminadas en dos aspectos principales:

- Mayor protección de la madera

- Mayor penetración de la madera

- Mayor retención en la madera

En todos los sistemas es necesario una preparación del soporte. El soporte de la madera, para que tenga una buena durabilidad con la protección elegida requiere un cierto cuidado:

- Humedad adecuada y estabilizada

- Proceder de forma que se eliminen tensiones internas sin contracciones ni alabeos.

- Diseñado sin planos horizontales

- Aristas redondeadas.



Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
1
×
Hola.
¿En qué podemos ayudarle?